Reseña del libro El poder del hábito

Cómo se aplica el replanteamiento de hábitos para mantenerse en forma

Cuando no estoy corriendo, haciendo ejercicio o ejecutando Fitness Review, me encanta leer. El último libro en mi Kindle fue ‘El poder del hábito’ de Charles Duhigg. Hubo algunas ideas que invitaron a la reflexión. Muchos de estos se aplican directamente a la forma física, especialmente las luchas que todos enfrentamos de vez en cuando cuando se trata de mantener la motivación para comenzar.

Hábitos de acondicionamiento físico

Esta página es en parte una revisión del libro, en parte un resumen de los elementos clave de la formación de buenos hábitos.

Recomiendo este libro. Cada parte utiliza historias y ejemplos de la vida real para explicar la base psicológica/neuronal de los hábitos. Esto hace que sea fácil de leer en comparación con muchos libros de tipo científico. Los ejemplos provienen de alcohólicos, nadadores olímpicos, jugadores e incluso sonámbulos.

Neuronas Hábitos Fitness

Los hábitos tienen una base neuronal y una gran ventaja

En primer lugar, el libro define qué es un hábito. Hay muchos ejemplos de cómo hacemos las cosas automáticamente, sin pensar. Los estudios con monos muestran que proporcionar el estímulo (para una presión nivelada) crea los mismos patrones cerebrales que recibir la recompensa una vez que están emparejados. Esto es importante. Si la recompensa no aparece, el cerebro entra en modo anhelo… eso puede ser incómodo. Si alguna vez has visto un pastel en el refrigerador (que provocó el equivalente neural de un subidón de azúcar) y luego trataste desesperadamente de no comerlo, ¡podrás relacionarte con esto!

La ventaja de los hábitos es que nuestro cerebro no se sobrecarga. Si tuvieras que tomar cada pequeña decisión, bueno, la vida se volvería rápidamente imposible de manejar. También hay ventajas evolutivas. Nuestros antepasados ​​habrían saltado automáticamente de los supuestos leones. Aquellos que se quedaron decidiendo qué hacer tenían muchas menos probabilidades de convertirse en nuestros antepasados…

Los hábitos se arraigan en el cerebro, lo que explica por qué pueden ser tan difíciles de romper.

3 partes de un hábitoTres partes de cada hábito

Cuando se trata de cambiar hábitos, las investigaciones demuestran que la fuerza de voluntad no es el camino a seguir.

Obligarte a hacer ejercicio o no comer ese refrigerio solo funciona por un tiempo.

En cambio, se ha demostrado que dividir los hábitos en tres partes y luego cambiar la del medio funciona mejor. Las partes son el estímulo (lo que desencadena el hábito), el comportamiento y la recompensa. La mejor parte para intercambiar es el comportamiento.

Un ejemplo fue un mordedor de uñas obsesivo. Fue llegar a la recompensa lo que desbloqueó la solución. Esta fue una sensación de plenitud / logro. Al cambiar la escritura del deseo de morder en una tarjeta, el comportamiento (destructivo) de morderse las uñas fue reemplazado por uno mejor.

Ejemplos más serios se refieren a personas con problemas con la bebida. El detonante fue variado, aunque la evasión de los problemas y los aspectos sociales/grupales fueron la recompensa. Lo que AA hace es reemplazar lo social con reuniones grupales y hacer que la discusión abierta de los problemas sea la base. Esto da recompensas similares. Una vez más, la parte de «comportamiento» del ciclo es lo que se reemplaza.

El estrés es un asesino del hábito

En momentos de estrés, los hábitos recién formados a menudo se desmoronan. Los ejemplos incluyen que los alcohólicos a menudo vuelven a emborracharse después de una muerte o enfermedad en la familia. Hay muchos más ejemplos dados en el libro.

¿Qué hace la mayor diferencia para mantener los hábitos recién formados en tiempos de estrés? Apoyo social. Aquellos con amigos, familiares y otros grupos pudieron sobrellevar esas situaciones mucho mejor que el promedio.

Para dar un ejemplo de fitness, si está perdiendo peso con un amigo o un grupo, se recuperará mucho más rápido de los momentos de debilidad. Incluso compartir sus objetivos con un mentor o un ser querido marca una diferencia significativa.

¿Cómo el poder del hábito puede ayudarlo a ponerse (o mantenerse) en forma?

Necesitará la motivación para empezar, por supuesto, aunque las ideas de este libro sin duda le ayudarán.

Estas serían mis principales conclusiones;

  • Identifica tus hábitos actuales. Cuando llegas a casa del trabajo te quedas frente al televisor con un bocadillo, ¿cuál es la recompensa que sientes por esto? Podría ser relajación o escapar del estrés del trabajo, por ejemplo.
  • Comience poco a poco e inserte un comportamiento diferente en ese punto. Siguiendo este ejemplo, ponte tu ropa de gimnasia, haz un par de flexiones, lo que más te convenga. Date una recompensa por hacer esto.
  • Trabaje a partir de ahí… haga que el nuevo comportamiento sea el camino natural hacia su recompensa.
  • Compañero: comparta sus objetivos, comparta su progreso y, si es posible, trabaje en ello junto con alguien que realiza cambios similares.
  • Identifique el siguiente mal hábito y hágalo de nuevo.

Un concepto final para compartir del libro: hábitos fundamentales. Estos son cambios simples, que pueden convertirse en ganancias más grandes.

La buena noticia aquí (y estoy seguro de que muchos lectores de Fitness Review ya lo sabrán) es que el ejercicio es uno de los más importantes (si no ‘el’).

Resumiendo

¡Ve a leer este libro, es una lectura entretenida y ayudarte a cambiar solo un mal hábito hace que valga la pena el precio de la tapa muchas veces!

Puedes conseguirlo en esta página de amazon.es