Las mejores formas de inyectarle vida a tu entrenamiento

Todos llegamos a ese punto en que hacer lo mismo día tras día se vuelve monótono. Incluso para los atletas profesionales hacer ejercicio puede ser difícil. En esos días en los que lo último que quieres hacer es calzarte las zapatillas y salir a correr, puedes necesitar un poco más de motivación para inyectarle vida a tu entrenamiento

Si has llegado a un punto bajo en tu rutina de entrenamiento y buscas algo que le dé nueva vida, hay algunas ideas que pueden vencer incluso a la peor rutina de aburrimiento. En lugar de descansar y sentarte en un banco, prueba estos trucos para aumentar tu energía y mantener la motivación.

10 maneras de estimular e inyectarle vida a tu entrenamiento

Las mejores formas de inyectarle vida a tu entrenamiento
Las mejores formas de inyectarle vida a tu entrenamiento

Intenta beber algo de cafeína

En esos días en los que no tienes la energía suficiente para ponerte en marcha, beber un poco de cafeína puede darte el impulso extra de energía necesario para correr o para hacer más ejercicio. Beberte un café antes del entrenamiento puede ayudar a aumentar tu nivel de energía y diversos estudios ha demostrado que te ayudará a poner más fuerza en tu entrenamiento. 

Con este remedio podrás inyectarle vida a tu entrenamiento y trabajar un poco más duro de lo que normalmente lo harías.

Prueba  con la música

No hay nada que pueda hacer que tu corazón se acelere y te dé más energía que una nueva lista de reproducción de tu Spotify. Pon algunas melodías nuevas que te hagan mover los pies, o escucha música antigua para hacerte sentir de nuevo un momento especial en tu vida. La música puede ayudarte a hacer el ejercicio algo más llevadero.

Compra ropa de entrenamiento nueva

Renueva tu vestuario de deporte a menudo. Algo tan sencillo como comprarte ropa nueva hará que te sientas bien, levantándote el ánimo. Conseguir nueva ropa de entrenamiento puede ayudarte a verte mejor e inyectarle vida a tu entrenamiento. Si tu estado de ánimo aumenta también lo hará tu energía a la hora de entrenar. 

Los materiales actuales con los que se fabrican las prendas deportivas pueden ayudarte en tu tarea de hacer ejercicio. Las camisetas de compresión, los pantalones cortos y los calcetines hasta las rodillas, se precian de que pueden aumentar tu nivel de energía y hacerte trabajar más duro que antes. 

Todo ello sin restar ni un ápice a la comodidad, aparte de que estos materiales tienen un alto poder de transpiración. 

Compra ropa de entrenamiento nueva para inyectarle vida a tu entrenamiento

Consigue unas zapatillas nuevas

Si tus zapatillas empiezan a perder su huella, notas que la suela resbala demasiado y ya no agarra bien debido al desgaste, invierte en un nuevo par. Tus zapatillas para correr sólo sirven para unos 200 kilómetros, así que si las has tenido durante más tiempo del adecuado, puede ser el momento de cambiarlas. 

Un nuevo par de zapatillas puede hacerte sentir como si estuvieras corriendo en el aire.

Prueba una nueva clase

Si hay una nueva clase en tu club de entrenamiento, ¿qué tienes que perder por probarla? Hay muchas nuevas locuras de moda que pueden ser divertidas. 

Mezclar las cosas es una de las mejores maneras de aumentar tu concentración y hacer que vuelvas a tu entrenamiento. Quién sabe, puede que encuentres algo que te guste de verdad. Cuanto más loco, mejor. Encuentra una nueva clase en tu zona y pruébala.

Suplementos

Si no tienes la energía necesaria, puede ser el momento de pensar en tu nutrición y en cómo estás tratando a tu cuerpo con tu plan de dieta. Si tienes una deficiencia de vitaminas y minerales, es posible que te sientas deprimido.

 A veces, añadir suplementos a tu rutina diaria puede hacer que vuelvas a la normalidad. Incluso el sólo hecho de pensar que estás trabajando para lograr una nueva vida más saludable, puede aumentar tu energía y hacer que desees volver a estar en plena forma.

Invita a un amigo

No hay nada que pueda quitar el peso de un entrenamiento que tener alguien con quien hablar. Si estás cansado de subirte a una máquina de ejercicios o de salir a la calle solo, llama a un amigo y pídele que te acompañe. A veces, desahogarse mientras se realiza la actividad es una gran manera de sentirse mejor e inyectarle vida a tu entrenamiento. 

El ejercicio no sólo es una purificación, sino que también lo es hablar con tus amigos sobre las cosas que pueden preocuparte o simplemente para reconectarte con ellos.

Entrenamiento de flexibilidad

Contrata a un entrenador

A veces te cansas de tu entrenamiento porque haces las mismas cosas todo el tiempo. Intenta contratar a un entrenador personal para que te dé nuevos consejos y ejercicios que rompan la monotonía de tu entrenamiento. Tener a alguien que te empuje hasta tus límites es una gran sensación. 

Si eres de esas personas a las que les gusta saber que el ejercicio está funcionando y sentir los músculos que olvidó que tenía (sobre todo al día siguiente cuando sientes las agujetas), dejarse motivar y aconsejar por un entrenador te permitirá alcanzar las metas que nunca hubieras creído poder lograr.

Prueba un nuevo gimnasio

Probablemente hay muchos gimnasio en tu área. Claro, a ti te gusta el tuyo, pero tal vez sea hora de darle una oportunidad a otro. Puede que tengan una nueva máquina, o una nueva clase que no conozcas. También pueden tener instalaciones que no encuentras en tu gimnasio habitual. Por ejemplo; piscina, pistas de tenis…

La mayoría de gimnasios te darán un pase de un día para que pruebes. A veces no es el entrenamiento sino la atmósfera lo que te impide avanzar en tus ejercicios. Algo tan sencillo como cambiar de gimnasio puede hacerte inyectarle vida a tu entrenamiento, recuperar tu energía y motivación para lograr tus objetivos.

Date un día de descanso

Si te encuentras demasiado cansado es probable que estés entrenando demasiado. Quizás llevas mucho tiempo seguido haciendo ejercicios a diario, así que te recomiendo que de vez en cuando te tomes un día libre

El exceso de entrenamiento y no tomarte un descanso a menudo puede llevarte a un cansancio y apatía permanente.También puede debilitar tu sistema inmunológico y hacer que aumente tu peso.

A veces no es bueno presionarse demasiado para continuar con el entrenamiento. Mejor date un respiro y relájate, así conseguirás retomar tu entrenamiento con más motivación y energía. Y no te sientas mal por parar, de vez en cuando todos necesitamos hacerlo.

No te haces ningún favor trabajando en exceso, de hecho esto hará que vayas en tu contra y en el de tus objetivos de entrenamiento. Y el objetivo es inyectarle vida a tu entrenamiento.

Si te ha gustado este artículo, por favor, compártelo en tus redes sociales favoritas para que podamos llegar a más gente. 😉 ¡¡Muchas Gracias!!

Entradas relacionadas

Otros Artículos sobre Entrenamiento